fbpx

Así eran los primeros helados Cremades

helados artesanales en málaga

Hoy en día es fácil encontrar sabores diferentes y muy innovadores como el de pantera rosa o el de donut, pero los primeros sabores de Helados Cremades eran los clásicos de la época.

 

El turrón, la vainilla y el Tutti Frutti no podían faltar en ninguna heladería. Una oferta que en Helados Cremades se completaba con el helado de limón, de leche merengada y el de nata.

 

Posteriormente fuimos introduciendo nuevos sabores y aunque el gusto de los clientes respecto a los helados tradicionales se ha mantenido durante estos 50 años, tenemos que admitir que la llegada del helado de Kinder arrasó, siendo el más vendido actualmente junto al helado de Turrón.
También teníamos granizado de limón y de café, horchata y nuestra riquísima leche merengada (de la que te hablábamos aquí).

El helado de corte y las tartas, imprescindibles en las meriendas de Helados Cremades

También era muy típico el helado de corte. Recuerdo que se vendía muchísimo, en barras entero o porcionado, para deleite de adultos y pequeños, servido con una galleta a cada lado para poder sostenerlo mientras se comía.

 

Actualmente esto ya no se ve en las heladerías, y ha sido sustituido por las tarrinas, copas y cucuruchos, pero curiosamente sí seguimos encontrando las barras de helado para cortar en porciones en supermercados y kioscos, de fabricación industrial y nada que ver con nuestra elaboración artesanal.

Por supuesto, también se vendían muchas tartas. A fin de cuentas, las heladerías eran el lugar favorito para refrescarse un poco y disfrutar de una merienda con amigos o familiares durante las calurosas tardes de verano.

 

Hoy día se mantiene esta tradición. Seguimos elaborando nuestras tartas de forma completamente artesanal, con mucho cariño y utilizando la mejor materia prima en cada receta. Además, ¡hemos incluido el servicio de cumpleaños! Para celebrar en Helados Cremades ese día tan especial.

Helados de Corte - Helados Cremades
Helados Cremades - Málaga

Los precios también han evolucionado junto con los helados

Lo más sorprendente y que muchos de nuestra generación y de la de nuestros padres recordarán, era que el precio de los helados variaba en función del sabor, así como los helados de corte, según el grosor de la porción.

 

Por ejemplo, un litro de helado de limón podría costar 350 pesetas frente a otro sabor que fueran 500 pesetas.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR